Galería

/Suspendido/ Ruta de los Molinos con la asamblea del 15M de Avilés

/Suspendido/

La Asamblea del 15M de Avilés quiere invitaros a participar el sábado 17 de septiembre en la ruta de los molinos que organizamos dentro la Semana del agua. 

Salida del Parche a las 10:15  y de la Iglesia de la calle La Magdalena a las 10:30. (Iglesia Parroquial de Corros, arriba del pabellón del ganao)

Ruta: Carretera a Illas  AS-321, AS-314, AS-319, Caleya ruta de los molinos, Callezuela – Illas.


El molino

El molino de agua es uno de los elementos más característicos de la etnografía asturiana. Era un elemento imprescindible en la economía hasta el siglo XX y por eso son tan abundantes siguiendo el curso de los ríos.

Es en la Edad Media cuando se generaliza su uso según atestigua la abundante documentación, por su descripción puede asegurarse que tienen la misma estructura que los actuales.

Como es lógico este molino depende del agua de los ríos para mover las muelas para hacer la harina, si el caudal del río se seca el molino deja de funcionar. Por lo tanto se hacía imprescindible una buena gestión de los recursos hídricos.

La gestión y propiedad de los molinos podía ser pública o privada.
En muchos casos eran propiedad de varias familias por lo que se utilizaba el sistema de veceras o turnos temporales para moler, en algunos casos son molinos comunales o parroquiales.
También se daba el caso de molinos cuya propiedad era de una sola casa, para moler se pagaba un precio generalmente en especie llamado maquila. Por ejemplo había que pagar un galipu de harina por cada saco que se moliera, así podía mantenerse la familia que vivía en el molino.
Como es lógico el molino daba problemas por cuestiones como herencias o de aprovechamiento del agua.

Antes los cereales que se molían eran la escanda, el miyu, el panizu, el centeno y el trigo, pero cuando se trajo el maíz de América este se hizo protagonista fundamental, pues su producción era mucho más rentable en el campo asturiano.

En el folclor asturiano el molino es un tema recurrente, cosa que demuestra su importancia en la vida campesina. Era además de un sitio donde se molía un lugar de encuentro de la gente de todas las edades, con todo lo que eso implica en cuanto a la socialización en el mundo rural. No son pocas las picardías recogidas en canciones tradicionales que tienen al molino como símbolo de encuentros.

Hoy los molinos están en muchos casos abandonados o convertidos en memoria etnográfica, testigos mudos de cuando el agua cantando hacia bailar la piedra para celebrar la fertilidad de la tierra.

Bibliografía consultada:
La cultura asturiana
Introducción a l’antropoloxía d’Asturies
Roberto González-Quevedo
CH Editorial – Mayu 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s