Galería

Un año de memoria indignada avilesina y algunos apuntes más.

En el aniversario de la resistencia, las gentes de lo común de Madrid editarán un periódico especial con diferentes crónicas de las distintas asambleas del estado español. El 15M avilesino hizo su pequeña aportación.

Al calor de las manifestaciones del 15 de mayo a nivel estatal y del surgimiento de las primeras acampadas como expresión simbólica de un nuevo contrapoder emergente basado en nuevas expresiones de representación y construcción de identidad política de lo común, la ciudad de Avilés comenzaba el día 19 de mayo la ocupación del espacio público con su primera asamblea popular. Las características del nacimiento de la indignación ciudadana serán comunes al del resto del estado español. Ya en la manifestación del 15 de mayo en Oviedo unas 1500 personas salían a la calle bajo el lema “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”. La principal novedad de este acontecimiento será su carácter espontáneo, pero quizás lo más significativo fuese su composición social. Serán fundamentalmente caras nuevas las que llenarán de indignación las calles de la capital asturiana, que fusionadas con otras gentes provenientes de movimientos sociales y políticos empezaban a conformar en aquel mismo instante un incipiente movimiento de resistencia social, que adquirirá toda su dimensión con la ocupación de las plazas reconvertidas en ágoras de creación y reflexión colectiva.

En aquel momento de efervescencia y con todas las miradas puestas en Sol, el día 18 de mayo a las 23:30 horas un grupo reducido de personas deciden crear un evento en facebook convocando a una asamblea ciudadana para el día siguiente. En apenas media hora de reloj ya habían confirmado 80 personas la asistencia a la asamblea. Este era un dato sumamente significativo. La gente buscaba información y formas de autoorganizarse. Hay que decir que en aquel momento Oviedo y Gijón estaban finalizando su segundo día de acampada. Después vendrían las acampadas de Pola de Siero, Mieres, Nalón, además de los núcleos rurales tanto de la zona Occidental como de la Oriental de Asturias.

A pesar de que la asamblea estaba convocada a las 20:00 horas, alguna gente insistía en que a las 18:00 h ya estaría por la plaza. Se hacía necesario organizarlo todo y la precariedad de medios era absoluta. Ese primer día unas 500 personas nos encontramos en la plaza y bajo la fórmula del micro abierto, la gente reclamaba su protagonismo histórico bajo la fórmula, “yo también estoy indignao”. Ese mismo día tomamos nuestra primera decisión colectiva, daríamos continuidad al movimiento a través de la asamblea ciudadana diaria y se decidía acampar esa misma noche. Nacían en aquel momento los primeros activistas del movimiento en Avilés. Aquella misma noche se celebró otra asamblea y se empezaron a crear las primeras comisiones atendiendo a las características de horizontalidad del 15M.

En aquellos primeros momentos la denuncia jugaba un papel clave para la participación y la construcción de nuevos lenguajes de resistencia, pero también se veía la necesidad de establecer puntos de referencia que trazasen alternativas. Los ocho puntos planteados por Democracia Real serán asumidos y ampliados por la asamblea como elementos referenciales a partir de los cuales desarrollar un programa de demandas. La reforma electoral fue al principio uno de los principales ejes de debate junto con la consigna de la nacionalización de la banca, pues una democracia participativa solo podía construirse bajo los parámetros de una economía democrática al servicio de la ciudadanía.

La cultura también jugó desde el principio un papel destacado en nuestra creatividad colectiva. Conciertos, lecturas de poemas, documentales o representaciones escénicas como el entierro de la democracia amplificaban nuestra capacidad de imaginar y a la vez hacía efectiva la idea de que la calle era nuestra y no pensábamos abandonarla.

La acampada cada día se reestructuraba y ganaba en dignidad material, mejorando con ello nuestra capacidad comunicativa y organizativa. Sin embargo se corría el peligro de gastar demasiadas energías en cuestiones cotidianas de la propia acampada.

Era necesario dar un paso más y no dejarse arrastrar por sinergias que podían ser contraproducentes y evitar así el riesgo de la dispersión por la reiteración de una serie de debates que no nos estaban permitiendo avanzar como movimiento. El reto era proporcionarnos éxitos. ¿Como? Mediante una movilización popular.

Teníamos una ventaja, un símbolo referencial de la ciudad. El Centro Internacional Niemeyer contaba con una enorme plaza que se proyectó según palabras del propio arquitecto como un lugar de encuentro para el pueblo. Pero también teníamos un gran inconveniente. La única referencia que teníamos eran las manifestaciones del 15 de mayo y para llenar esta plaza tendríamos que multiplicar por diez el número de asistentes.

Surgió entonces el primer encuentro interasambleas de Asturias para preparar la manifestación, pero también con el objetivo de darle continuidad como el instrumento necesario de coordinación del movimiento asturiano para el futuro.

El día anterior eran todo dudas. ¿Nos habríamos precipitado? ¿Habríamos caído en una falsa euforia? El 5 de junio todos nuestros miedos se disiparon. Más de diez mil personas abarrotaron las calles de Avilés. Había que remontarse prácticamente a la transición para encontrar imágenes de manifestaciones tan grandes en nuestra ciudad. El 15M ya no se perfilaba como un acontecimiento sino como un movimiento de movilización social que había nacido para quedarse. Esto es algo que quizás pasó un tanto desapercibido para el conjunto del movimiento a nivel estatal, pero en Asturias supuso el reconocimiento del respaldo popular.

Unos días más tarde levantábamos la acampada pero no abandonábamos la calle. Entrábamos en una nueva fase, al igual que el resto del estado.

Llegaba el momento de apodarse de los barrios periféricos. Lo que funcionaba para las grandes entidades metropolitanas como Madrid o Barcelona, no producía el éxito necesario para una ciudad tan pequeña Ante las dificultades de las asambleas de barrio decidimos no abandonar la plaza y combinar las demandas más generales con aspectos específicos de nuestra localidad. Es así como decidimos intervenir en los plenos del Ayuntamiento posicionamiento que incomodó a la alcaldía, inventándose distintas trabas administrativas para evitar que se escuchase nuestra voz. Hay que decir en este sentido que nuestra primera aparición en la casa consistorial fue en la toma de posesión de nuestra alcaldesa tras las elecciones municipales.

Otra particularidad del 15M avilesino es que desde un principio se adaptó la votación como método para tomar decisiones en la asamblea. Valorábamos como positivo la búsqueda del consenso y ese era el objetivo último de cada discusión, pero nunca quisimos hacer fetichismo del mismo. En nuestro parecer la imposición de minorías en la búsqueda del consenso absoluto podía paralizar ciertas decisiones y a pesar de que algunas discusiones han sido intensas, la convivencia y el respeto ha estado siempre por encima de las mismas.

Siguiendo con la secuencia cronológica de las movilizaciones, la manifestación contra el pacto del euro del 19J nos obligaba a movernos deprisa. Desde la interasamblea asturiana se había llegado al acuerdo de rotar las localidades a la hora de movilizar y en este caso le tocaba a la ciudad de Gijón. Quince mil gargantas indignadas hacían colapsar la plaza donde terminaba la manifestación. La dinámica del movimiento seguía siendo ascendente.

El verano se nos echaba encima y el cansancio era más que palpable. A modo de pequeño goteo la participación descendía. La marcha sobre Madrid generó un amplio debate en la asamblea avilesina. En su gran mayoría valoramos esta marcha como precipitada. El ritmo de movilizaciones había sido muy intenso y nos parecía un giro táctico que podía debilitar al movimiento. A pesar de esto un grupo de activistas estaban decididos y convencidos de la misma y se sumaron a la marcha noreste.

Nuevamente el 15M rompía con toda lógica. Nunca antes en la ciudad de Madrid se había hecho una movilización de semejantes dimensiones en pleno verano y el esfuerzo de los marchantes hizo que todos y todas quisiésemos estar allí. Fue entonces cuando se popularizó un eslogan que se convertirá en símbolo referencial del 15M asturiano. La asamblea del Nalón producía una frase hermosa “Madreñazu al sistema”. Numerosas pancartas con este eslogan de la marcha noroeste llamaron la atención de los periodistas que empezaron a entrevistarnos para saber su significado.

Mientras el calor se hacía más intenso, la presión de los mercados alcanzaba retos históricos de chantaje a los países periféricos de Europa. Fueron momentos de cambios constitucionales, de sumisión al capital financiero y de reelaboración de discursos. Lejos quedaban los debates sobre el bipartidismo, la reforma electoral o si carácter del movimiento debía definirse de izquierdas. Las prioridades cambiaban. La pérdida en derechos democráticos y sociales ponía en primer orden el cuestionamiento del sistema. De esta manera la pancarta de la manifestación asturiana contra la “reforma Express” de la Constitución salía bajo el lema “Ninguna Reforma constitucional al servicio del capital”.

Sin embargo por primera vez no se cumplían las expectativas para el movimiento. Esta lógica quedaba confirmada con la manifestación del 18S en defensa del sector público. El hiperactivismo de los meses anteriores pasaba factura. La falta de éxitos tangibles, el vaciamiento de las asambleas, la aplastante victoria electoral de la derecha, la pérdida de protagonismo en los mas media, marcaba un contexto aparentemente desfavorable para el movimiento.

La reestructuración interna preparaba su golpe de efecto con la jornada histórica del 15O, iniciativa impulsada a nivel internacional desde la plataforma Democracia Real.

El efecto contagio de las acampadas, multiplicadas y diseminadas por la cartografía del planeta, sentaba las bases para la primera movilización mundial, en gran medida gracias al impacto mediático producido por el movimiento “Occupy Wall Street” en pleno corazón del imperio financiero.

El compromiso de rotar por las diferentes localidades asturianas y el carácter simbólico de resistencia del octubre del 34 asturiano, nos lleva a realizar la jornada mundial en Mieres. Era fundamental mantener la unión del movimiento como se reflejó ese día donde nuevamente la multitud salía a la calle reclamando un cambio global. Los que daban por muerto al 15M volvían a precipitarse en sus conclusiones.

La continuidad del movimiento se proyectaba como la mejor de las victorias. Mientras en cada localidad se celebraban asambleas extraordinarias para hacer balance de los seis meses de movimiento vivo, un grupo de activistas del 15M asturiano decidían pasar de la indignación a la acción. Reinvirtiendo la lógica de la propiedad privada, se ocupaba el antiguo Edificio de la Consejería de Salud de Oviedo para denunciar una operación de especulación urbanística y trasformarlo en un espacio de producción de la cultura de lo común. Nacía la “Madreña”, un proyecto social y cooperativo al servicio de la ciudadanía.

Las elecciones generales del 20 N volverán a tensionar los músculos del movimiento.

Se diseño entonces una contracampaña. La idea era hacer una intervención en la calle mediante la difusión de diferente material de denuncia, recordando que partidos políticos habían apoyado las contrarreformas, haciendo especial hincapié en el papel protagonista del PSOE y el PP. De igual modo señalamos a la banca como la principal responsable y beneficiaria de la crisis.

Loa aires navideños trajeron de nuevo la originalidad a nuestras plazas, con performance y villancicos reivindicativos bien acogidos por las gentes de nuestra villa avilesina.

Las críticas a las cúpulas sindicales y su práctica de pactos con el gobierno y la patronal dejando despojados a la población fue crítica desde el comienzo del movimiento. Es por eso que en el mes de enero a nivel regional se decide llevar una acción de denuncia de estas políticas frente a las sedes de los grandes sindicatos. Sin embargo se tenía claro quién eran los verdaderos culpables, es por eso que también se llevó a cabo una sentada contra la patronal (FADE).

A pesar de las críticas desarrolladas por las asambleas hacia estos sindicatos, cuando éstos tuvieron intenciones de movilizarse el movimiento mostró su apoyo siempre desde una posición crítica y de rechazo a cualquier pacto. Es por eso que el 15m de Asturias acudió a las moviliaciones del 19F y 11M como bloque crítico.

Con el anuncio de la huelga general el 15m se volcó a trabajar en el éxito de ésta, pues era una consigna coreada y aprobada en asamblea desde casi sus inicios. Entendíamos que esta huelga era de todas las personas. De esta manera se llevaron a cabo piquetes utilizando el repertorio de acción típico del movimiento. Además de participar en todas las manifestaciones convocadas en nuestra región.

Cabe destacar aquí el acontecimiento ocurrido durante la manifestación convocada por CCOO, UGT y USO. El bloque crítico formado por el 15m y otros colectivos decide salir de un punto diferente para sumarse al final de la manifestación. Ante esta situación la policía acordona a estas personas e impide que se sumen a dicha manifestación, ante esta situación varias personas logran avisar a las marchantes de la convocatoria oficial y un río de gente acude en apoyo al bloque crítico. La policía responde impidiendo la unificación de ambas partes, sin embargo al calor de consignas como “el pueblo unido jamás será vencido” se logra romper el cordón policial, no sin que antes se hubieran producido cargas policiales, que dejaron un detenido y varias personas heridas.

El momento de unificación de las dos partes fue un momento emotivo para todas las personas presentes, fue un paso en la unidad.

En estos momentos el 15m en Asturias esté trabajando en las convocatorias del 12m 15m. Desde Avilés se está preparando unas jornadas de 4 días en las que repasar los logros, aciertos y desaciertos del movimiento. Además en el marco de la campaña “stop represión” se está desarrollando la idea de realizar un concierto que busca la denuncia de los abusos policiales y la solidaridad.

Anuncios

Una respuesta a “Un año de memoria indignada avilesina y algunos apuntes más.

  1. GRACIAS 15M DE ASTURIAS. ESTOS DÍAS ME UNIRÉ, COM MUCHO GUSTO A VUESTRAS ASAMBLEAS, PUES ESTOY PASANDO UNOS DIAS DE VACACIONES POR AQUÍ… ¡ANIMO Y MUCHAS GRACIAS POR TODO LO QUE ESTÁIS HACIENDO…! UNA MADRILEÑA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s